Cajamar ha anunciado este sábado a las 21.00 que los servicios de la banca digital y la aplicación han sido restablecidos tras tres días fuera de servicio por una “incidencia tecnológica interna”. «Nuestra red de cajeros y canales de banca digital vuelven a funcionar con normalidad, si bien les hacemos saber que nuestros clientes aún pueden tener abonos y/o cargas pendientes de procesar debido a los retrasos acumulados por la incidencia sufrida», ha informado la entidad en Twitter. Los 3,7 millones de clientes se habían quedado sin poder acceder a sus datos ni operar con sus cuentas. Algunos habían denunciado en redes sociales dificultades para sacar dinero de los cajeros o hacer pagos con tarjeta, aunque la compañía aseguró en un comunicado que estos servicios permanecerían operativos. Un portavoz de Cajamar admite que puede haber «problemas puntuales» en los cajeros o con los terminales de pago de tarjeta, pero asegura que estos «están funcionando».

La entidad, con sede en Almería y fuerte implantación en las provincias del sureste de España y en Castilla y León (de dónde proceden la mayoría de cajas rurales que integran la firma financiera), ha señalado como origen del problema unas operaciones de mantenimiento informático colgante la madrugada del pasado miércoles al jueves. De repente, una actualización de los sistemas ha causado una caída inesperada y el «rendimiento normal» de los servicios bancarios ha caído. Esto incluye «al acceso por parte de los clientes a todos sus datos», ha indicado en su página web Cajamar, que desmiente los «comentarios y opiniones erróneos vertidas en redes sociales» relacionan quen lo sucedido con un ciberataque.

El portavoz de Cajamar consultado por este diario insiste en que el problema «no tiene nada que ver con un ciberataque» y «todos los datos, cuentas y el dinero de los clientes isán seguros». También explica que las transacciones que estuvieran programadas o domiciliadas «se irán completando» cuando se reactiven los sistemas informáticos porque están «en proceso». De la misma manera que, si este sábado queda resuelta el incidente como está previsto, desde el lunes las más de 800 oficinas de la entidad podrán volver a trabajar con normalidad.

Pero los mensajes de tranquilidad y disculpas no han calado en muchos clientes, que en redes sociales se han quejado de inconvenientes al llevar tres días sin poder emitir ni recibir transferencias. Otros también advierten de problemas para sacar dinero. Andrea Rodríguez, cliente de 26 años que vive en Castellón, asegura no ha podido obtener efectivo en cuatro cajeros de esa ciudad. «Te pone que está en mantenimiento y que es una operación no disponible», relató por teléfono. La afectada dice que ya tuvo problemas en un cajero «el martes por la tarde» y que tampoco ha podido con tarjeta en una petrolra. “He tenido que pedir dinero a mi madre, está todo el mundo igual y esto es desesperante”, asegura.

Al acceder a la Web de la entidad, se muestra un mensaje el «comunicado oficial» en el que informa de lo sucedido. Este se ha actualizado a lo largo de este sábado. Cajamar también ha usado sus perfiles oficiales en redes sociales para informar desde el jueves sobre la incidencia. «Reiteramos que esta tarde tenemos previsto restaurar, secuencialmente, el funcionamiento habitual de nuestros servicios financieros», anunció un mensaje publicado en Twitter a las 5:00 p.m. Previsiblemente, según detalla la voz, también se usarán esos canales para informar a los clientes cuando el problema esté resuelto.

EL PAÍS de la mañana

Despiertate con el análisis del día por Berna González Harbour

RECIBELO

Por netabc