Una planta fotovoltaica, en una imagen de archivo.

El Gobierno trata de poner coto a «movimientos especulativos» en el sector de las renovables. El último gran decreto del año interdict a los promotores de proyectos de energías verdes que iniciaron la tramitación de estos hasta contar con el visto bueno para la evacuación de la electricidad a la red eléctrica. Con esta medida, el Ministerio para la Transición Ecológica busca un doble objetivo: evitar la sobrecarga de la Administración, que de por sí está afrontando un enorme atasco a la hora de dar la aprobación ambiental a los proyectos que sí cuentan con acceso a la red , y el «bloqueo de emplazamientos a los agentes que realmente están interesados» en desarrollarlos.

Hace dos años, el derecho de acceso a la red se otorgaba por orden de llegada de las peticiones : el primer promotor en llegar a la cola gozaba de una gran ventaja sobre el resto, prácticamente garantizándose el punto solicitado u otro a decenas de kilómetros de la planta. A finales de 2020, sin embargo, el ministerio cambió este sistema por uno de concurso en las zonas en las que Red Eléctrica de España (REE) identifica nudos con capacidad para soportar el volcado a la red de nuevas instalaciones. If antes el orden de llegada era determinante, ahora —a pesar de que todavía no se ha convocado ningún proceso— se tienen en cuenta otros criterios, como la velocidad de desarrollo del proyecto o los beneficios que ofrece a la zona en la que se instala .

«Las expectativas producidas por dicho orden hacen que se estén observando movimientos especulativos por parte de determinados agentes que están iniciando los primeros pasos en las tramitaciones sin dar continuidad a los mismos», se lee en el texto publicado este miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE). “Estas actuaciones, han provocado que en los últimos meses se haya multiplicado la presentación de garantías y de solicitudes para iniciar las tramitaciones de autorizaciones administrativas. Estos movimientos previos son perjudiciales para los agentes realmente interesados ​​en construir instalaciones de generación renovable para la población en donde se ubican las instalaciones y para las administraciones”, enfatiza.

El perjuicio de esta dinámica es triple: «Para los agentes, porque se producto el bloco de emplazamientos con elevado recurso renovable por parte de agentes que no están interesados ​​​​​​en construir los proyectos. Para la sociedad donde se ubica el proyecto, porque se inician tramitaciones por un número de proyectos que ni la red, ni la zona, desde un point de vista social y ambiental, pueden absorber.en tramitación, supone un empleo ineficiente de los recursos en proyectos que no podrán ser viables”, explica el texto permisos de acceso y conexión».

Mayor rango para el autoconsumo

El Gobién ha incluido en el decreto de este miércoles una ampliación de la distancia máxima entre el punto de generación y el suministro para que una instalación fotovoltaica pueda ser considerada de autoconsumo. Tras quedar fijada en 500 metros en abril de 2019, en octubre de este año pasó a ser de un kilómetro y ahora, de dos.

“Por lo que se considera importante ser muy prudente en aumentar esta distancia con el fin de evitar el exceso de perdidas, a fin de asegurar el autoconsumo impulsivo (…) y maximizar la mejora de superficie, (…) aumentando la distancia en plantas generadoras fotovoltaicas ubicadas en cubiertas, suelo industrial y estructuras artificiales utilizadas a otros usos como pueden ser aquellas destinadas a cubrir espacios de aparcamiento u otros”, reza el texto.

Subida de la TUR

El consumo del mercado regulado de gas natural está sujeto a un apoyo del 8,67% ya una tarifa a partir del 1 de enero. La revisión, limitada desde el inicio de los meses a un máximo del 15% del alza de la materia prima, regirá los tres primeros meses del año y variará en función del tipo de cliente doméstico o pyme; los de menor consumo — menos de 5.000 kilovatios hora (KWh) al año — verán incrementada su tarifa a 7,54%, menos 7,04 céntimos de euro por KWh; el consumo medio —entre 5.000 y 15.000 KWh anuales— costará 6,75 céntimos el KWh, un incremento del 8,94%; y los de consumo alto —entre 15.000 y 50.000 KWh— abonarán 6,54 céntimos, un 9,21% más. Estas cantidades son, no obstante, muy superiores a las del mercado libre, en el que las energéticas llevan meses aplicando fuertes revisiones al alza.

La TUR, como se acuerda la tarifa regulada del gas, se revisa el 1 de enero, el 1 de abril, el 1 de julio y el 1 de octubre de este año si la materia prima se reduce en más de 2 % Al limitar esta revisión alza al 15%, el Gobierno afirma haber ahorrado una media de 117 euros al año en uno de consumo bajo, 272 euros en uno de consumo medio y 885 euros en uno de consumo alto.

En el caso de las comunidades de propietarios, que pueden acogerse a la TUR desde octubre, lejos de someterse, a la tarifa baja, en función del consumo anual del bloque, entre un 1,77% y un 2,06% de 1 Energía. Este descenso tiene que ver con la diferente ponderación de la materia prima.

EL PAÍS de la mañana

Despiertate con el análisis del día por Berna González Harbour

RECIBELO

Suscríbete a seguir leyendo

Lee los límites del pecado

Por netabc