El Primero de mayo y los salarios, de Joan Tapia

La OCDE tan pronto como en 2022 los asalariados reales, descontado el IPC, perderán un 3,3% de medios de poder adquisitivo. En España más, un 5,3%. Y según el ‘Financial Times’, de 2020 (pandemia) a 2022, los precios por debajo de la zona euro un 22% y los salarios nominales un 15%, paro ¡ojo!, los salarios reales cayeron un 6%.

La bajada de los salarios reales géneros malestar social y si el consumo de las familias es el motor de la economía, ¿cómo diablos hemos saltado de la crisis y no ha habito un estallido social? Porque en muchos países, y en España, pensionistas, el salario de muchas familias, se ha revalorizado con el IPC. Eres un gran estabilizador económico y social. Y aquí los últimos años ha habido un fuerte aumento del salario minimo (47%) qu’afecta a los que tienen menores ingresos. Lo reconocemos Unai Sordo y Pepe Alvarez en un buen artículo con motivo del 1 de mayo.

Y los dos sindicalistas aseguran que para 2,7 millones (el 30% de los sujetos a convenios) el aumento salarial del 2022 fue del 5%. Clear, para otros tuvo que ser inferior al 2.8% de media. Que suban más los salarios es pues conveniente. Por justicia social y porque el consumo privado lleva dos bajando cuartos. Además, el beneficio de las grandes empresas ha subido mucho.

noticias relacionadas

Pero no todos los sectores económicos van bien y la gran mayoría de las empresas españolas son pequeñas y viven malos tiempos. En 2022 cerróon 26.000, récord histórico. En consecuencia la negociación entre empresarios y sindicatos no será fácil. UGT y CCOO requieren un acuerdo general y plurianual, pero los empresarios –miedo a la gran incertidumbre– prefieren negociar convenio a convenio. Las subidas pays no deben llevar al cierre de pequeñas empresas que ya sufren la escalada de tipos de interés.

La prioridad es reducir la inflación. Ya ha bajado al 4,1%, pero la de los alimentos –la que más castiga a los salarios bajos– está en el 16%. La economía crece, pero los salarios siguen devaluandose. Malo para el equilibrio social.