los Kings crean la sorpresa al importarla a los Golden State Warriors

No se solicitó el escenario esperado. Los Kings, que se jugaban la supervivencia, ganaron el viernes 28 de abril en San Francisco a los Golden State Warriors (118-99), en los playoffs de la NBA. Jugará en casa el 7ᵉ partido decisivo para llegar a las semifinales de la Conferencia Oeste.

Sin embargo, los campeones defensores, los Golden State Warriors, pensaron que habían hecho la parte más difícil al ganar cuarenta y ocho horas antes en Sacramento para romper su serie muy apretada. Pero los Dubs estaban muy lejos de terminar. Aquí está la igualdad restablecida en el 3-3, y la duda de cambiar a su campo.

Les hommes de Steve Kerr ont l’expérience et le talent nécessaire pour avoir le dernier mot, mais ils devront d’abord montrer un autre visage que celui affiché durant ce sixième match, parfois emprunté sinon apathique en défense et aux rebonds, malgré l’ apuesta. Un problema recurrente durante toda la temporada.

Enfrente, impulsados ​​por un sentido de urgencia, los Kings jugaron con el bocado entre dientes, brindando una respuesta colectiva en todo momento a ambos lados de la cancha. Lo que los caracteriza a lo largo del ejercicio, terminaron en el 3º lugar del Oeste. Símbolo de su éxito: el banquillo de suplentes, que otorgó nada menos que 52 puntos, siendo Malik Monk el más prolífico de ellos (28 puntos).

Impresionante DeAaron Fox

¿Y qué hay de DeAaron Fox? A pesar de una fractura en el extremo del dedo índice de su mano izquierda, con el que dispara, el fullback seguía siendo esquivo, zigzagueando como una anguila a través de la indefensa retaguardia de los Warriors, una dirección fuerte y notable (26 puntos, 10/18 en tiros , 11 asistencias). “En un siempre creyó en nosotros. Sabemos que podemos sumar muchos puntos ante cualquier equipo y que defensivamente teníamos que hacerlo mejor.se felicitó a sí mismo.

Todo ello sin que Domantas Sabonis aportara mucha agua al molino (7 puntos, 11 rebotes), lastrado por numerosas faltas tempranas y excluido al inicio del último cuarto para su sexta recuperación. La velada también fue muy dura para el pívot lituano, que recibió un codazo involuntario bajo el ojo izquierdo de Kevon Looney antes del descanso.

Nunca llegó con el pie derecho a este partido, que sin embargo pudo calificarlo ante su público, Golden State se mostró torpe en ataque, pagando tanto los esfuerzos contrarios de disuasión como decisiones arriesgadas, como Jordan Poole, quizás inspirado (7 puntos al 2/11 en tiros).

A pesar de los destellos esporádicos de Stephen Curry (29 puntos) y Klay Thompson (22 puntos), los Warriors evolucionaron en medio de una espesa niebla, empujados agresivamente por Kings que también dominaron en el rebote (53 contra 42).

El mundo con AFP