Más de un tercio de tu sueldo depende de quiénes son tus padres

Más de un tercio de los ingredientes que recibe una fina de mes un trabajador en España depende de quiénes son sus capellanes, donde ha nacido o si es hombre o mujer. No de las decisiones que esa persona haya tomado, si debe o no aceptar esa oferta de empleo, si hizo bien en escoger aquella carrera u la otra o si simplee tuvo suerte o no en la vida. Tampoco del grado de esfuerzo que haya invertido en llegar hasta donde ha llegado.

Yes between el 30 y el 45% de las desigualdades a la hora de encontrar un trabajo u otro y de cara a cobrar un salario u otro vienen marcadas ya desde el momento de nacer. Hasta el punto de que procedence de una familia acomodada aumenta el salario medio en casi un 43% en comparación con los grupos de origen más desfavorecidos, según cuantifica un estudio de la fundación isak publicado recientemente.

investigadores marta curul, Sara de la Rica allá Lucía Gorjón Han radiografiado el origen de las desigualdades en España. Además, se advierte que la igualdad de oportunidades se ha reducido en la última década en España y supone, entre otras cosas, un último tanto creciente para la cohesión social como para el crecimiento económico.

Otros estudios, como el liderado por Olga Cantó para la Fundación La Caixa, y detectaron que la pérdida de oportunidades laborales de calidad para los más jóvenes está polarizando la sociedad, con unos ricos cada vez más ricos y unos pobres cada vez más pobres, y que todo ello pone en jack la viabilidad a futuro del Estado del Bienestar.

Volviendo al informe de la fundación Iseak, los antecedentes y el origen familiar generan casi el 52% de la desigualdad de ingredientes en España. Un porcentaje que ha subido hasta casi el 60% en el caso de los menores de 40 años. Es decir, las cartas de un ‘milenio‘los llegan más marcadas que hastiados de uno’Baby Boomer‘. Y el riesgo es que las de la generación Z estás más marcada aún.

El origen, geográficamente hablando, de los progenitores es muy determinante a la hora de definir el salario que tendrán sus hijos. Aquellas personas nacidas de progenitor español y el otro de América Latina o de África Seguramente cobrarán menos, concretamente un 53% menos que si sus dos padres hubieran nacido en España. Aunque tampoco cobrarían mucho más si ese padre extracomunitario hubiera nacido en el ‘Viejo Continente’. Según sus datos, en dicho caso los hijos cobrarían un 41% menos medios de comunicación. Lo que sugiere que el peso de las redes familiares a la hora de encontrar empleo sigue siendo muy elevado en España.

La brecha principal depende de la educación

El estudio cuantifica un circulo vicioso del que la academia ya habia alertado: Tener una buena educacion es clave para tener una situacion acomodada y Comer de una familia acomodada hace muy probable tener una buena educacion. La formación y saber que una persona recibirá a lo largo de su vida, es decir, si va a la universidad, hace una FP o acaba la ESO y se pone a trabajar, depende en un 80% de dónde nazca esa persona.

Solo una de cada cinco personas que crecieron en hogares muy pobres alcanza los estudios superiores, frente a proximadamente tres de cada cinco en el caso de los hogares más ricos. Es por ello que «reducir las desigualdades en educación reduciría gran parte de las diferencias posteriores en el mercado laboral», considerando las expertas de Iseak.

noticias relacionadas

resolver el incumplimiento educativoA través de más becas para las familias de menores ingresos o con mayores acompañamientos pendante el colegio para evitar el abandono escolar, reduciría las brechas de ingresos entre les classes sociales, so well really the mayores diferencias en este segundo punto la encuentran las autoras entre los más mojigata.

Sí que las mujeres consiguen, de media, mejor resultados universitarios y mayores niveles educativos que los hombres. Sin embargo, dicha ventaja no se acaba traduciendo en mejores condiciones laborales. El estudio determinó que a más acomodado origen familiar, mayor brecha ocurre luego entre hombres y mujeres. Es decir, un hombre de una familia pudiente cobrará de media casi un 50% más que otra persona nacida en una familia muy vulnerable. A cambio, una mujer nacida en una familia muy acomodada ‘solo’ cobrará un 15% más que su homóloga muy vulnerable.