Multa millonaria y dos años de cárcel por fraude al fundador de la ‘Garantía de Alquiler’

Mario Navarro-Rubio y su exmujer, Mónica Cobián, sold ‘tranquilidad’ a principio de los 2000. Lo hicieron a través de un seguro frente al impago de los inquilinos llamado Garantía Alquiler, que, con el tiempo, acabó en cientos de reclamaciones ante la Justicia y en una plataforma de afectados que sigue activa después de años. A pesar de que por el momento los tribunales no les han dado la razón, de aquella venta de ‘tranquilidad’ sí que ha resultado una condena por fraude en su contra. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid acaba de condenar a Navarro-Rubio ya Cobián a pagar una multa de 3,2 millones de euros ya dos años de cárcel cada uno por crear un entramado de entidades para sortar el pago de las cuotas a la Seguridad Social.

Así lo ha decreto una sentencia del pasado 10 de enero a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, del grupo Prensa Ibérica. Contra el dictamen, confirmado por una caída de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Madrid de septiembre de 2022, todavía cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

A partir del año 2000, Mario Navarro-Rubio, junto con Mónica Cobián, su exmujer, y Pilar Rodríguez, su madre, intentaron comercializar un producto llamado Garantía Alquiler. Se promocionó en el medio de comunicación, se recomendó a las agencias inmobiliarias y hasta se vendió en los estancos: por un módico precio inicial de 42 euros, ‘compraba la tranquilidad’ de que, en caso de impago de la renta por parte del inquilino, el contencioso se sometería a un arbitraje independiente que ahorraría el tiempo y el dinero de un proceso judicial.

Intentaron eludir el pago de más de un millón de euros

Lo que en ese momento pareció una panacea, con el tiempo se convirtió en más de 200 reclamaciones ante la Justicia por estafaaunque la Audiencia Provincial de Madrid, según ha podido saber EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, desestimó el caso en 2020. En ese momento, sin embargo, Cobián y Navarro-Rubio ya utilizaron un entramado social del que se valieron, según el TSJ de Madrid, para intentar eludir el desembolso de más de un millón de euros en cuotas a la Seguridad Social.

Según notó una final de septiembre del año pasado la Audiencia Provincial, juntos «crearon un entramado de 17 empresas y asociaciones que llegó a constituir de facto un grupo empresarial». Lo hicieron, además, «ocultándoselo a la Tesorería General de la Seguridad Social con la finalidad de servicios difíciles de inspeccionar el conocimiento tanto del importe de las cuotas debidas como de los sujetos deudores, obstaculizando objetivamente la actividad Inspectora».

A partir de este formulario, se explica la documentación legal de que ha tenido acceso a este periódico, entre 2015 y 2018 las diferentes sociedades fueron resultado de una deuda propia por falta de pago de las cuotas a la Seguridad Social.

Al fragmentar las cantidades entre tantas empresas y en cuatro ejercicios tax diferentes, hay cantidades muy pequeñas, como la deuda que retuvo la Empresa Promotora Española de Cortes de Arbitraje en 2015, que fue únicamente de 626 euros. Sin embargo, hay sociedades en las que los impagos adquirieron una dimension mayor. Por ejemplo, la empresa NCR Servicios Jurídicos dejó de pagar a la Seguridad Social por sí misma 234.559 euros entre 2015 y 2018, mientras que a través de Avantis Pólizas intentó ordenar la cotización de 408.811 euros en el mismo periodo de tiempo.

En total, sumando todas las empresas cobijadas bajo el paraguas de Navarro-Rubio y Cobián, la Audiencia Provincial de Madrid calculó impagos por valor de 1.079.477€. Exactamente esa cifra es la que tanto ese tribunal como el Tribunal Superior de Justicia de Madrid han condenado a pagar en concepto de indemnización a la Tesorería General de la Seguridad Social.

A eso, además, habría que sumarle una multa de 2.158.935€ porque, según expressa la juez, el hecho de crear esas sociedades «implica el conocimiento y la voluntad por parte de los acusados ​​de eludir el pago de cuotas y de evitar sufrir las consecuencias derivadas de l impago mediante un mecanismo defraudatorio, evidenciando su actuación dolorosa».

El argumento esgrimido por la defensa para sustentar la creación de ese entramado societario del que habla la Audiencia Provincial es que, ante el «ataque sistemático» contra Mario Navarro-Rubio y sus empresas, no les quedó otro remedio que ir «constituyendo empresas que se fueron arruinando a medida que se dirigian contre ellos los ataques en redes sociales».

Garantía Alquiler

Precisamente NCR Servicios Jurídicos, el de los más de 200.000 euros en cuotas impagadas, fue, junto a Avantis Legal, una de las dos empresas que encargaron de reactivar la Garantía de Alquiler fallida. Años después de jar de venderse este producto, ya en 2014, estas dos sociedades pantalla, constituidas supuestamente como despachos de abogados independientes, nos pondremos en contacto con los clientes para disculparse por los «inconvenientes» que había causado a otra empresa del trío formado por Cobián, Navarro-Rubio y la madre de este.

noticias relacionadas

Bajo la apariencia de dos entidades nuevas, NCR y Avantis Legal aseguraron que habían investigado a los inquilinos morosos y que, un cambio de 345 euros, se podría reactivar el procedimiento para intentar recuperar el dinero que se adeudaba. Un año después de, de nuevo, no cumplir con lo prometido en cuanto al cobro de esas deudas, según la versión de los afectados recabada en 2016 por El Confidencial, les llegó a todos una factura de 2.600 euros por los servicios jurídicos supuestamente prestados. Si no pagaban de inmediato, eran pressionados por teléfono y por correo electrónico.

«Ha habito tandas de SMS que son puro acoso: siete SMS en cuatro días, 11 emails en apenas dos meses en los que decían que nos habían metido en la lista de morosos. Hay gente a la que esto le afecta mucho psicológicamente», explicó una de las afectadas al citado medio. Este periódico ha intentado, sin éxito, ponerse en contacto con Navarro-Rubio para recabar su versión de los hechos.