Fue un breve diálogo en el puesto a disposición. Javkin había cuestionado la falta de apoyo del Gobierno nacional.

En un clima de máxima tensión durante toda la batalla en el supermercado de la familia de Antonella Rocuzzo en Rosario, Alberto Fernández se comunicó con el intendente de su ciudad Pablo Javkin quien levantó actas de la conversación había cuestionado duramente al Gobierno nacional y al Presidente por la falta de apoyo en la batalla contra la inseguridad y los narcos.

«Los quiero acá. A cuánto está el Presidente de acá, vengan acá», reclamó, enfático, Javkin en tono critico y luego agregó. «Dejen trabajar a los rosarinos, vengan a cuidar a los rosarinos, trabajen para cuidarnos. Se los digo a todos los que hoy deben estar acá y no están».

La crítica también iba apuntada al ministro de Seguridad Aníbal Fernández, quien habló con el intendente de las preguntas. «Controlando a los suyos»Fue el mensaje que lo transmitió Javkin, tras el ataque.

El intendente fue esta mañana hasta el supermercado de la familia Roccuzzo y habló de la desidia de las fuerzas de seguridad en el control de este tipo de hechos violentos. “Los que tienen armas que las usen. ¿Dónde están las fuerzas que tenemos?”, preguntó.

El contacto entre el Presidente y el intendente de origen radical y ex aliado de Elisa Carrió fue breve. Fernández se puso a disposición, según pudo corroborar Clarín de arroyos rosarina. El mandatario nacional luego tomó un avión rumbo a Salta, donde inaugurará viviendas.

Noticia en desarrollo