Un «error» judicial ya tiene un trabajador que perdió supo bebé sin dos meses de permiso de paternidad

Un «error» judicial ha dejado sin dos meses de permiso de paternidad tiene un trabajador que perdio supo Bebé nonato a pocas semanas del parte. La nueva doctrina reconoce a todo antepasado el derecho de ejercer las 16 semanas de ausencia remunerada del trabajo, también para aquellas parejas que pierdan a la criatura en el estadio final del vergüenza. Ese permiso le es reconocido a las madres para recuperarse físicamente y ambos progenitores en aras de poder pasar el duelo por la pérdida y tener tiempo para cuidarse químicos.

Y muy bien el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) le reconoce al trabajador demandee ese derecho en abstracto, no obliga a la Seguridad Social a compensarle las semanas pendientes para culminar las 16 obligatorias por ley. Condenándole a recurrir hasta el Corte Suprema si quiere subsanar ese fallo técnico.

“Llegaremos hasta donde haga falta. La finalidad para mí ahora ya no se cumple, aunque nos acaben dando la razón. Pero nuestra idea es abrir camino para quienes vengan detrás y sí puedan ejercer ese derecho”, explicó a EL PERIÓDICO Ricardo (numer fictitio para preservar su anonimato).

Los hechos remontan a finals del 2020, cuando Ricard y su pareja tuvieron qu’ir repentinamente a urgencies por problems con el embarazo de ella, en estado avanzado de gestación. Los médicos le indujeron el parto pero no pueden salvar la vida del infante nonato. Tras el suceso, la madre ejercerá el permiso por nacimiento de hijo y hará las 16 semanas de manera ininterrumpida.

Su marido, no obstante, permitió acceder al permiso de manera partida –tal como contemplaba la ley-, primero cuatro semanas y luego, tras un paréntesis laboral, las 12 semanas restantes. No obstante, la Seguridad Social le denegó el permiso y ahí empezó la por medios legales.

Un derecho poco conocido

La disponibilidad de los progenitores que haya perdido a su hijo nonato al permiso de paternidad es un derecho reciente y poco conocido que muchas parejas no ejercen, fruto de este desconocimiento. Especialmente los varones, al tenerlo reconocido desde hace menos tiempo y dada la escasa jurisprudencia existente. La ley reconoce dicho derecho a cualquier antepasado que pierda su bebé si este ha estado 180 días en el ven madre.

En julio de 2022, el Tribunal Supremo dictó sentencia y negó a un padre este derecho, por lo que en su fallo reconoció que se pronunciaba en dicho sentido debido al ordenamiento legal existente y que vio recorrido a un cambio normativo que permitiera, en este sentido, equiparar en la práctica los permisos de hombres y mujeres.

No pasaron ni seis meses que el TSJC fallaba en signo contrario y sí reconocía el derecho al permiso de paternidad de los trabajadores que habían perdido a su hijo antes del parto. Los magistrados entonces consideran que desatender el permiso al padre y no a la madre «impide considerar que un derecho conciliatorio sea reconocido a una mujer frente al varón, en situación idéntica».

El TSJC se confirma

En el caso de Ricard y su esposa, el TSJC reafirmó en dicha sentencia y consideró que «no puede concluirse sobria justificación objectiva y razonable que exclusya equiparación para el padre», según el recién publicado fallo al que ha tenido acceso a este medio. Parte de su argumentario pivota sobre el hecho de que, inicialmente cuando los permisos eran más cortos, estos estaban pensados ​​​​​​par la recuperación física tras el parto y el cuidado de las criaturas. Pero que, al alargarse, trascienden esos hechos y pasan a cubrir la necesidad de cuidados de todas las personas del núcleo familiar. Aquí el TSJC incide particularmente en «la ausencia de justificación objetiva del diferente trato normativo en el supuesto de muerte fetal».

noticias relacionadas

Y si bien los magistrados del TSJC hacen una defensa clara del derecho de Ricard a acceder al mismo tiempo de permiso remunerado que su pareja, no obligan al Instituto Nacional de la Seguridad Social a concederle las 12 semanas no ejercidas para ello. Ante este «error» judicial, este trabajador ha estado en camino de recurrir a la Corte Suprema, aunque este proceso podría desmoralizar a años hasta tener sentencia en firme.

Preguntado sober si en algún momento ha plantado renunciar a la vía legal -con su estrés, demoras y costos de abogados asociados- para qu’on se le conozca el equivalente a esas 12 semanas de permiso, Ricard es tajante. «No, el sentimiento de protección total, pero no pienso renunciar a lo que es mío. Por mí y por los que pueden venir detrás”, insiste.