el primer estudio internacional revela empresas solventes y empleados más felices

¿Cómo es trabajar un dia menos a la semana y cobrar lo mismo? Él semana laboral de cuatro dias, vista como una utopía deseada por la gran mayoría de trabajadores y comme una idea ingeniosa e insostenible económicamente por muchas empresas, es algo que 33 empresas y 906 trabajadores de Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Irlanda, Nueva Zelanda y Canadá han puesto a prueba durante un periodo de seis meses. Lo es primer estudio internacional que se publica sobre los pros y contras de esta reducción de jornada. Las conclusiones del estudio elaborado por el ‘think tank’ La semana de 4 dias y que ha sido informado con la participación de investigadores del Boston College, University College Dublin y la Universidad de Cambridge, entre otros, reveló que los beneficios de las empresas no se ven afectados negativamente, afectará la salud mental y la felicidad de las plantas de manera más transversal. .

El debate sobre la semana laboral de cuatro días asoma la cabeza en las economías occidentales. Países como Reino Unido o Portugal ya han puesto en marcha programas piloto con presupuesto estatal para financiar que empresas apliquen este nuevo modelo organizativo. En España dicho experimento arranca esta semana y el Ministerio de Industria dar ayudas de hasta 150.000 euros a unas 60 o 70 empresas que reduzcan su jornada manteniendo el salario colgante a un mínimo de dos años. El único piloto similar que desde la administración pública española se ha impulado nacer en Valenciadonde la Generalitat empezó a subvencionar empresas hace un año.

Los resultados recien publicados por The 4 Day Week acreditan que el principal beneficiario de la reducción de la jornada es el hola mental de los obreros. Según las entrevistadas mantenidas con los 906 empleados participantes del piloto, el estrés, la sensación de quemazón («burnout»), la fatiga y los conflictos derivados de no poder conciliar la vida laboral y disminución personal de manera transversal.

Una mejor para los empleados que, al menos en los casos participa del piloto, no se traduce en un perjuicio para las empresas. De hecho, las compañías analizadas han advertido sus beneficios, de media, el 8.1% desde el momento en el que obtuvo el piloto hasta su finalización. Very de cada cuatro afirman que ya han decidido que seguirán con la semana laboral de cuatro días más allá del experimento.

El economista, profesor asociado de la Universitat de València y unos de los diseñadores del piloto de la Generalitat valenciana, Joan Sanchís, pide prudencia en la lectura de los resultados. «Proyectan más una serie de intuiciones que no son estrictamente científicas, pero sí permiten ver excelentes son los efectos potenciales», reconoce. % su cuenta de resultados, pues la prueba carece de grupos de control con empresas análogas que no implementaran esa misma reducción horaria Pero sí da cuenta de que es compatible trabajar menos y que las compañías siguen siendo competitivas.

¿Cómo se aplica la semana de 4 días?

“Los procesos de reorganización del trabajo y para reducir los momentos improductivos fueron mayoritariamente exitosos”, apuntan los investigadores. Es decir, se eliminan el máximo de ‘tiempo muerto‘ y los empleados deben trabajar más intensamente el restaurante de la jornada. Los resultados indican que los trabajadores sí perciben algo más de intensidad y carga de trabajo durante los cuatro días cábiles, si bien ello no se transduce en que parte de ese trabajo se lo tienen que llevar a casa para poder acabarlo ni que acumulen un mayor estrés , presión o dificultad en las zonas.

«Uno de los principales riesgos es no gestionar bien esa intensificación del trabajo», alertó Sanchis. Es decir, que sea peor el remedio que la enfermedad y recortar un día menos de trabajo acabe quemando al trabajador. «No es suficiente con trabajar un día menos, sino que ello tiene qu’implicar un cambio de mentalidad, tanto de la dirección como de los trabajadores», añade. Según la encuesta, el sentimiento de ‘Nació‘ -calificado por la OMS como enfermedad profesional- ha bajado en el 67.6% de los trabajadores, mientras que ha subido en el 20.5%. En términos de estrés y balance algo menos concluyente, ya que ha jado entre el 32.4% de los trabajadores y amentado en el 16.7%.

¿Qué ganan los trabajadores?

El balance entre las plantillas de trabajar a día menos no sorprende: el 97% quiere continuar con la prueba. Un día menos de trabajo a la semana es un día más para su Tiempo libre. Concretamente, los empleados pasan una hora menos a la semana en ir y venir del trabajo. Antes del piloto, de media, los trabajadores invertían 3,6 horas a la semana en desplazamiento laboral, tras la misma cifra se reducía a 2,6.

Más tiempo que usar en hacer más eyaculaciónfr duerme mejor por las noches y pasando más tiempo en familia o con sus aficiones. Los trabajadores, de media, hacen casi 24 minutos más de ejercicio físico a la semana. La proporción de empleados que duermen menos de siete horas cada noche baja significativamente, oscilando entre el 41,3% y el 35,1%. Y antes del piloto un 45% de los encuestados decía querer pasar más tiempo en familia, seis meses después dicho porcentaje bajaba al 25%. Todo ello redunda en una mayor felicidad. Antes de empezar el experimento, los participantes le ponen, de media, un 6.6 sobre 10 sur vida. Tras seis meses trabajando un día menos a la semana, dicha nota ascensión a un 7.5.

¿Y qué ganan las empresas?

noticias relacionadas

Una de las preocupaciones más recurrentes entre los directivos de las empresas es el absentismo laboral. Es decir, la ausencia de parte de la plantilla principalmente por enfermedad o permisos relacionados con la crianza. Dicho absentismo tradicionalmente ha aumentado en España en épocas de bonanza económica y ha disminuido en épocas de crisis, bajo la hipótesis de que una mayor sensación de inseguro de los trabajadores para con su puesto de trabajo -el miedo de «me van a despedir si falto»-. Sobre esta cuestión la experiencia de la semana laboral de cuatro días indica qu’a minor carga horaria, minor absentismo. Concretamente, esta ha disminuido entre la muestra un 30% durante los seis meses de experimento, por lo que la reducción de la muestra provocó que las autoridades del estudio no puedan afirmar con rotundidad que dichos porcentajes sean extrapolables.

Donde no han podido extraer respuestas concluyentes los investigadores es a la pregunta de si reducir la jornada laboral mejorará la capacidad de retención de las empresas. En este caso, la disminución detectada en la rotación no planificada de empleados es insignificante, donde puede revelar un segmento de selección. Es decir, aquellas empresas que están dispuestas a participar voluntariamente de un piloto para la semana laboral de cuatro días, probablemente haya centros de trabajo atractivos para los empleados.